Loading...

domingo, 20 de junio de 2010

Si la ciencia ficción no hubiese existido, Einstein habría sido rabino


Os copio un texto hiper breve que escribió el utopista inglés Olaf Stapledon en 1937. Su sueño plasmado en el "Hacedor de Estrellas" todavía es debate esencial de la física y pronto figurará entre los temas de orden cotidiano... Escuchar a dos hombres hablar sobre teoría de cuerdas en la barra de un bar, conversación arrullada por la música de la tragaperras, al fondo - tres limones, alguien ganó-, y la voz chillona de una nena pneumática en la televisión suplicando que alguien llame para acuchillar su factura de teléfono en cuestión de micras. ¿Es esto o no eladvenimiento del nanomundo en los barrios?


Leed, leed este textito que Borges también adoraba y tal vez, como yo, os preguntéis si es que en el CSIC te obligan a empollar la saga de la Fundación, si no es de ley que a Philip K. Dick le hicieran hijo adoptivo de Silicon Valley, si a Michel Crichton.... Bueno, no nos pasemos.


HISTORIAS UNIVERSALES

En un cosmos inconcebiblemente complejo, cada vez que una criatura se enfrentaba con diversas alternativas, no elegía una sino todas, creando de ese modo muchas historias universales del cosmos. Ya que en ese mundo había muchas criaturas y que cada una de ellas estaba continuamente ante muchas alternativas, las combinaciones de esos procesos eran innumerables y a cada instante ese universo se ramificaba en otros universos, y éstos, en otros a su vez.

Olaf Stapledon
Star Maker, 1937 al (Antes de Lost)


No hay comentarios:

Publicar un comentario