Loading...

viernes, 25 de junio de 2010

Boris Vian y el jazz para viajar en bucle

Noche cerrada en la carretera que va a l’Estartit. Los grillos parecen entrar y salir por la ventanilla del coche y en la radio suena un jazz descarnado, de teatro del absurdo, como llevar cinco horas de camino para recorrer lo que en condiciones normales – dios, cómo odio esa palabra- habría sido hora y media, a lo sumo dos. Quizás por esa condición de camino-bucle me sedujo aquel jazz extraño escrito por Boris Vian. Así lo explicó el locutor, un septuagenario que debía escupir como aspersor, a juzgar por el sonido de chisporroteo en la radio. Y yo que quedé prendada de aquella canción fatal - eso que no sé francés- y de la que luego supe se llamaba Fais moi mal Johnny. Una mujer suplica a un hombre frágil, miedoso, que le haga daño, mientras un escritor voyeur, el propio autor, contempla la escena y a veces comenta… Raro, demente y tan evocador como la vida de su autor.

Entrar en internet buscando a Boris Vian y encontrar algo más que una biografía, un sentido de la vida como aventura, como un carpe diem fragmentario y unitario a la vez. Músico de jazz, escritor, dramaturgo, crítico, cronista – ingeniero, que es lo de menos… -. Una de sus novelas más conocidas, Escupiré sobre vuestra tumba, género negra cuya escritura la movió más el hambre que el arte mismo, y que luego se convirtió en obra genial, porque su autor ya lo era, está escrita bajo el pseudónimo de un ficticio novelista llamado Vernon Sullivan. Polémica –por violenta y sexualmente explícita–, su título ya es un presagio de la temprana muerte de Vian: falleció en un pase privado de la película basada en la novela. Había tenido problemas con los productores e iba de incógnito al preestreno, sufrió un ataque cardiaco durante la proyección. Siempre había sabido que moriría joven, aunque, como suele decirse, hay vidas tan intensamente vividas que siempre perduran. Contradictorio, ¿no?

Canción recomendada para camino-bucle y noches extrañas.


Gran playback de Patricia y Colette (ni idea de quiénes son, pero está muy logrado)

No hay comentarios:

Publicar un comentario